Loading...
Juancho Torres 2017-07-13T15:12:49+00:00

Project Description

Brigny Karina Caviedes Montoya tiene 12 años y una pasión: La Música, “El Piano”. Hasta aquí, todo normal, ya que son muchos los pequeños que disfrutan con esta afición, pero pocos los que lo hacen siendo sordos. Cursa sexto grado de bachillerato en la Institución Educativa General Santander del municipio de Arauca-Arauca en la frontera Colombo-Venezolana, siempre se ha destacado como una alumna ejemplar demostrando sus habilidades artísticas, desde hace aproximadamente dos años ha encontrado una pasión que la ha llevado a una mayor concentración a través de la Música y su conexión con los sentidos vibratorios y el tacto.

Vive junto a su madre Martha Montoya quien es cabeza de familia en condición vulnerable en un barrio de la periferia del municipio, La preparación Académica de Brigny se realiza a diario con sus compañeros Audio-parlantes. Tiene el apoyo de sus maestros e interpretes, como el Profesor Carlos Alberto Herrera quien ha llevado su proceso de formación, Carlos está convencido de que Brigny llegará a lo más alto, porque tiene cualidades técnicas para hacerlo y porque le gusta mucho la música. Por eso, el y su equipo trabajan con ella dos veces a la semana con preparación musical, técnica y a veces hasta psicológica, desafortunadamente Brigny no cuenta con un piano para poder practicar mas seguido dado al poco apoyo que tienen de los entes tanto estatales como privados del departamento, asegura que “más que escuchar, siente la música”.

Brigny nació con sordera profunda una situación que le diagnosticaron cuando cumplió un año y que resultó “muy dura” para su madre quien vivía en Tame–Arauca, a quienes explicaron que para que la niña oyera algo, seria algo muy complejo. Pese a ello, entendió pronto que si Dios les había enviado esa misión, “por algo sería”, como relata Marta quien trabaja a media jornada en una venta de jugos de Arauca para poder brindarle todo a su talentosa hija. Por eso, Marta se levanta a diario a luchar con el fin e apoyar a su hija y prepararla para la vida cotidiana, porque el trabajo para personas sordas en Arauca es poco y técnicamente nulo, así que en la música puede estar un gran potencial para demostrarle al mundo que la limitación esta en la mente y no en el Ser, los seres humanos somos por naturaleza musicales. Por lo tanto, la música se convierte en un método amigable y comunicador que resalta las virtudes de las personas con limitación auditiva.